Para mantener una piel elástica y saludable, la mejor manera es alcanzar la hidratación perfecta y, en casos más extremos de sequedad, la nutrición para tu piel.

Después de los meses de frío, la piel suele verse afectada y perder la elasticidad e hidratación necesaria para lucir con un aspecto saludable. Además, conforme nos vamos haciendo más mayores y nuestra piel va madurando (en especial en la etapa de la menopausia) la piel se vuelve mucho más seca, ya que pierde su componente hídrico. Por eso hemos de hidratar y cuidar nuestra piel con mucho mimo.crema hidro-relax thalgo y mascarilla miel iroha

El objetivo principal de un cosmético hidratante es mantener y aumentar el nivel hídrico superficial, que en condiciones ideales es de entre el 10 y el 20%.

El empleo de productos hidratantes no solamente protege a la piel de las agresiones externas, sino que también reequilibra la estructura natural de las capas superficiales de los tejidos. Los activos hidratantes regeneran la actividad celular, evitando la destrucción de las células e integrándose en las fibras.

Deben contener elementos humectantes que retengan el agua en la piel como la urea o la glicerina.

En el caso de las pieles más secas, se ha de optar por productos que aporten una hidratación mayor, de elevado poder nutriente.

Por otra parte, también se recomienda incluir en los cuidados diarios suplementos nutricionales, nutricosmética, que aporten hidratación desde el interior, como las vitaminas B, C y E que, al mismo tiempo, mejoran la apariencia del envejecimiento.

Principios activos hidratantes

  • Hidratantes: son moléculas hidrófilas análogas a los componentes de la piel, como pueden ser Factores de hidratación natural, ácido láctico, hidrolizados de proteínas, alantoína, alfahidroxiácidos, etc.
  • Humectantes: actúan frenando la pérdida de agua por evaporación. Los más comunes son: glicoles, éteres de glucósidos, polialcoholes (glicerol o sorbitol), etc.
  • Macromoléculas: son polímeros hidratantes que no penetran en el estrato córneo pero forman en la piel una película semipermeable. Las más conocidas son el colágeno y la elastina.
  • Sustancias oclusivas y filmógenas: forman una película más o menos oclusiva en la superficie cutánea y mejoran la retención de agua. En este grupo se incluyen las siliconas, las ceras, las grasas, los aceites vegetales, etc.
  • Vitaminas hidrosolubles: como el retinol o el dexpantenol.
Fuente: Revista Vida Estética.