Con el buen tiempo, estamos más en la calle y los deportes que practicamos durante el invierno en los gimnasios, como correr, cycling o cualquier otro tipo de actividad física, los llevamos al aire libre.

El ejercicio está genial, pero hay que saber cómo cuidar nuestra piel para que se mantenga también en forma. Al igual que cuidamos nuestra piel a diario con cremas anti-arrugas, cremas de noche o cuando vamos a la playa con solares, también tenemos que saber cuáles son los cuidados que requiere nuestra piel al practicar deporte.

Antes de practicar deporte, hay que limpiarla para eliminar el maquillaje y otras impurezas que hacen que se obstruyan los poros y sea más difícil para el organismo liberar las toxinas, provocando imperfecciones como arrugas y líneas de expresión.

Después de practicar deporte, hay que limpiarla para eliminar agentes contaminantes como el polvo y la contaminación, porque al sudar los poros se abren y es más fácil que entren impurezas en la piel.

Cuidar la piel practicando deporte al aire libre

Al practicar cualquier actividad física, la temperatura corporal aumenta provocando que el cuerpo transpire y se pierdan minerales. Como consecuencia, estos efectos pueden generar un envejecimiento prematuro. Por eso, aunque preparar la piel antes de realizar ejercicio es importante, es igual de importante hacerlo después.

Las principales recomendaciones para cuidar tu piel si haces ejercicio son:

  1. Si es al aire libre, no te olvides de utilizar protección solar.
  2. Es recomendable limpiar el rostro antes y después de hacer deporte con tónico, leche o toallitas limpiadoras.
  3. La limpieza debe hacerse con agua tibia. El agua caliente o muy fría puede causar daños y sequedad en la piel. Después de limpiar la piel, es importante secarla bien.
  4. El siguiente paso es el de la hidratación. Utilizar cremas humectantes y poco grasas, antioxidantes, regeneradoras y reparadoras de la piel, es una buena opción para mantener la piel cuidada e hidratada.
  5. No hay que olvidar exfoliar la piel frecuentemente.
  6. Beber agua o bebidas ricas en minerales para recuperar los líquidos perdidos.

Una piel sana es posible, si se incluyen los cuidados y hábitos que la protegen. Los resultados de cómo la cuidemos hoy se verán reflejados el día de mañana. Así que, hay que cuidar la piel en todos los momentos de nuestra rutina diaria, sino la piel puede tener problemas de hidratación, oxigenación y envejecimiento prematuro.

Fuente: Revista Vida Estética. Agosto 2014.