¿Sabéis que en estos días de más frío la manos se quedan más secas? por lavarnos las manos con agua caliente o con agua muy fría, por el propio frío de la calle y por el aire de las calefacciones, las manos se resecan mucho más que en verano. Muchas veces las crema de manos no son suficientes y por eso Iroha ha creado los guantes como tratamientos intensivos para manos.

Los hay de Melocotón (reparadores), de Rosas (anti-envejecimiento) y de Argán (regeneradores e hidratantes), y son estos precisamente los que yo utilizo ahora cuando mis manos necesitan un curación de hidratación.

 

Los guantes de Argán de Iroha son unos guantes con 2 capas, de tisú en el interior y de plástico por fuera para no manchar, con producto dentro, tienen bastante producto y puedes utilizarlos hasta 2 veces, y como los puedes guardar sin manchar, son muy prácticos. Yo los suelo utilizar por la noche, después de cenar y recoger, me los pongo durante unos 20 minutos, y cuando me los quito, como queda bastante producto en las manos, lo extiendo bien por las manos y muñecas, como si llevara crema de manos, y dejo que se absorba bien.

A la mañana siguiente cuando me levanto, tengo las manos mucho más hidratadas, nutridas y suaves, y como lo hago 2 noches seguidas, el efecto es más duradero. Aún así, dependiendo de si las manos están más o menos secas, una semana después repito el proceso, y garantizo que las manos se recuperan al 100%.

Otra manera de usar estos guantes es mientras se friega  y utilizamos unos guantes de fregar (pero no de látex porque son demasiado pequeños), te puedes poner los guantes de Argán de Iroha debajo de los de fregar, y mientras limpias las manos se te recuperan sin esfuerzo.